jueves, 22 de diciembre de 2011

Llama, de Alba Jiménez 2ºB


Fuego bajo un cielo, de Lisandro Demarchi

Después de andar siete días, a través de boscajes, el que llega a la ciudad de Llama no consigue verla y ha llegado. Los rayos del sol sostienen la ciudad. Se sube por unas escaleras de luciérnagas. Los habitantes rara vez están a oscuras. Nada de la ciudad toca el suelo salvo unos letreros en los que se anuncia: «Tiene usted luz verde para continuar». En los días nublados las mujeres dan a luz.

Tres hipótesis circulan sobre los habitantes de Llama: que odian la oscuridad, que respetan los atardeceres y que aman el alba.

6 comentarios:

Anna dijo...

Que bonito

lorena dijo...

Bien Alba al final escribirlo tantas veces te ha quedado tela de bonito, besos.

Alba Jiménez Llorente dijo...

Jajaja tienes razón Lorena
Muchas Gracias, besitos

Sara Vélez dijo...

Alba me encanta,aunque el otro que escribiste tambien pero bueno jaja, muy bonito felicidades!

MONSERRAT dijo...

Sería maravilloso visitar llama. Es un trozo de texto muy bonito. FELICIDADES.

Lidia Esteban Zamorano dijo...

Tiene mucha luz :) Gracias por el comentario, Monserrat.